Computing Anuario 2016Por Juan Pablo Peñarrubia. Presidente del Consejo General de Colegios Profesionales de Ingeniería Informática

Publicado en “Anuario Computing 2016”. Computing España.

Como ir en una montaña rusa en la niebla. Esta imagen ilustra poderosamente la trayectoria de la innovación en el ámbito informático.

Doblemente difícil es interpretar las tendencias más trascendentes en 2016, y además reducirlo al formato de artículo, pero conservando la comprensión y los matices clave del nuevo escenario en construcción.

Por otro lado, además de las tendencias sectoriales, es igualmente necesario analizar el escenario nacional y europeo, y las prioridades, oportunidades e iniciativas destacables en relación al sector TIC.

Siendo muy sintéticos algunas áreas de actividad que se adivinan especialmente relevantes para 2016 serían:

  • Hiperconexión: Impulso de la interconexión de dispositivos de todo tipo (wereables, electrodomésticos, vehículos, tabletas-smartphones...), generándose nuevos usos y servicios, y en definitiva una nueva experiencia de la realidad. Esta tendencia que algunos han denominado “malla de dispositivos” intersectará y se amplificará con una previsible eclosión progresiva del internet de las cosas. Creando todo ello una nueva percepción de la realidad que será el inicio de un nuevo cambio profundo (otro más...) en los hábitos y el comportamiento de las personas. Un nuevo paso en la construcción de esta Sociedad de la Información y el Conocimiento cuya materia prima clave es la informática.
  • Inteligencia y robotización: Los avances en el comportamiento inteligente y la automatización iniciarán un proceso progresivo de percepción de la vertiente de ”conocimiento”, basado en la generalización de interfaces naturales y multimodales (voz, gestos, etc.) y la extensión de la “cultura del big data (No la tecnología, sino los principios de medida masiva y análisis sistemático, extendiéndose también en los sistemas más tradicionales y de small data) y las máquinas y agentes autónomos o de asistencia a las personas (dispositivos robotizados, asistentes software, etc.).
  • Nuevas arquitecturas y estándares: A nivel sectorial y profesional, además del impacto directo de estas tendencias surgirán nuevas necesidades en materia netamente de ingeniería informática para implementar, integrar y gestionar los sistemas, arquitecturas y servicios de este nuevo escenario: Sistemas y arquitecturas de gestión integrada, de provisión de servicios, de gestión dinámica del ciclo de vida, y especialmente de seguridad integral. Es relevante señalar aquí el interesante precedente de los esfuerzos realizados en los últimos años en los sistemas, arquitecturas e incluso propuestas de estándares en ámbitos específicos como la informática industrial, la domótica y las ciudades inteligentes. Estas experiencias, con sus enfoques, soluciones y lecciones aprendidas pueden ser de gran utilidad para diseñar estos sistemas, arquitecturas y estándares que necesitaremos para gestionar los nuevos productos y servicios.
  • Consolidación: Líneas de actividad que han sido tendencias protagonistas de los últimos años seguirán presentes con importantes avances de consolidación y renovación. Cabría destacar: El mobile computing (ubiqous computing, pervasive computing) fruto de la maduración del ámbito cloud; La vulgarización de la impresión 3D (especialmente en el ámbito de nuevos materiales); Y finalmente la potenciación de la ciberseguridad y la seguridad en el diseño como estrategias esenciales a largo plazo en el ámbito de los productos y servicios informáticos.

Todo esto está muy bien a nivel global, pero ¿qué habría que destacar en el ámbito español y europeo?

Las TIC son un elemento estratégico para la competitividad de la economía europea en su conjunto. La Unión Europea tiene un déficit estructural de profesionales TIC que necesita y necesitará hasta 2020 (Hasta 1’3 millones de sobredemanda insatisfecha en el escenario económico más favorable). Así mismo, la Comisión Europea (CE) está cultivando el liderazgo digital (eLeadership), habiendo estimado unas necesidades de unos 200.000 nuevos e-leaders hasta 2020, es decir unos 40.000 por año.

Consecuente con ello la CE está impulsando un Marco Europeo de la profesión informática (Cadre Européen pour la Profession Informatique. European Framework for IT profession) basado en 4 bloques: Competencias, Cuerpo de conocimiento, Educación-capacitación y Ética profesional. De hecho en 2016 verá la luz la Norma Europea para la normalización internacional de las competencias en el ámbito de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, impulsada por el European Committee for Standardization (CEN) y desarrollada en el marco del CEN/PC 428 "e-Competences and ICT professionalism".

Por otro lado la CE está siendo proactiva hacia el cambio operado en las empresas que han variado su visión y expectativas respecto a los profesionales de las tecnologías de la información: No es suficiente con ser un buen técnico experto. Las empresas demandan masivamente un perfil de profesional de tecnologías de la información multidisciplinar, con una fuerte competencia dual a la vez en la vertiente informática y en la vertiente de gestión del negocio. De lo más lógico si se piensa que el contexto competitivo actual es la sociedad de la información y el conocimiento: Toda empresa debe reorganizar su estrategia incorporándole estructuralmente la ingeniería informática, no solo para la viabilidad inmediata, sino sobre todo para la competitividad a corto y largo plazo.

Es cierto que han surgido y seguirán surgiendo nuevos perfiles laborales necesarios en el ámbito TIC, especialmente de cualificación no universitaria en el megasector de lo que se ha dado en llamar economía digital. Pero es igualmente cierto que hay muchos actores corriendo como pollos sin cabeza proponiendo nuevos perfiles artificiosos donde no los hay. Sea por desconocimiento técnico o por falta de rigor no debe caerse en la trampa de los términos de moda, el cortoplacismo o la innovación de salón basada en el marketing y la venta de humo.

El perfil “dual” (con capacitación de larga duración como experto técnico con suficiente profundidad y amplitud en informática, capacitado para integrar, diseñar y poner en marcha soluciones, en gobernar y dirigir la estrategia TI, en dirigir proyectos y personas, y en gestión de los procesos de negocio y la organización...), no es otro que el de ingenier@ en informática ¿o alguien pretenderá inventar otro nombre para esto mismo?

A nivel estructural se trata nada menos que del advenimiento (¡Por fín!) del momento en que las empresas harán un uso y aprovechamiento adecuado de los ingenieros e ingenieras en informática. Ya he escrito en alguna ocasión sobre la “iluminación” operada recientemente en el ámbito empresarial y directivo, “viendo” la verdadera naturaleza y potencial de la informática en relación al negocio y la organización (hasta ahora se miraba sin ver más allá de la cacharrería, las soluciones de distancia corta y los “sistemas isla”).

Veamos algunas de las oportunidades que se nos presentan a nivel nacional:

  • En primer lugar las universidades españolas producen unos ingenieros en informática con una calidad muy por encima de la media. No se trata de orgullo patrio. Cualquiera que haya hecho una estancia Erasmus siendo estudiante, o que trabaje en el sector informático a nivel internacional lo habrá constatado.
  • En 2013 y 2014 se han puesto en marcha en la mayoría de las universidades españolas los títulos oficiales de Máster de Ingeniería Informática (trascurridos los cuatros años que los estudiantes han necesitado para acabar los estudios de Grado). Precisamente esa vertiente “dual” suele ser un objetivo esencial en la cualificación tras el master de los nuevos ingenieros e ingenieras en informática. Conciliando aspectos puramente tecnológicos con gestión, dirección de proyectos, soft-skills, organización, aplicación real en la organización de las últimas novedades tecnológicas, innovación, etc.
  • Existe pues una importantísima oportunidad estructural para el tejido empresarial español y para las propias universidades reforzando los títulos oficiales de Máster en Ingeniería Informática y la consolidación del perfil de los ingenieros e ingenieras en informática más allá de los roles de CIO, CIIO/CINO, CTIO... a la expectativa de las empresas de disponer de directivos estratégicos en materia informática que aprovechen la ingeniería informática para hacer más competitiva la empresa y para asimilar lo más rápido posible las continuas innovaciones TIC en la empresa convirtiéndolas en ventajas competitivas de mejora del negocio.
  • Los datos del segundo Estudio Nacional de Situación Laboral de los Profesionales del Sector TI, realizado por el Consejo General de Colegios Profesionales de Ingeniería Informática (CCII), y que será presentado en el primer trimestre de 2016 muestran que se mantiene un nivel de ocupación de pleno empleo, como el constatado en la anterior edición del estudio con datos recabado a finales de 2014.
  • Finalmente y quizás con la mayor importancia: ¿Aprovecharemos en España esta oportunidad competitiva frente a otros países para impulsar la competitividad de nuestras empresas y nuestra economía?

Para acabar dos notas: La CE está haciendo un buen trabajo estratégico en este campo. Será un despilfarro irresponsable si no lo aprovechamos desde todos los actores y vertientes de la sociedad española. Y finalmente ¿Todavía no has puesto la ingeniería informática en la estrategia de tu empresa? Tic, tac, tic, tac...

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter