Los colegios de ingenieros catalanes emiten una certificación homologada

Ingenieros catalanesFuente: La Vanguardia

Nueve niveles de certificación

El modelo de certificación, que permitirá diferenciar la especialización y experiencia que poseen los profesionales de la ingeniería, se compondrá de nueve niveles. Los tres primeros niveles se otorgarán en función del nivel de formación universitaria —el 1 para técnicos, el 2 para ingeniero de grado (Bolonia) y el 3 para ingeniero superior o máster (Bolonia)—. Los otros seis niveles se otorgarán en función de la experiencia del ingeniero y de la formación complementaria a la que accedan. 

La mirada en el modelo anglosajón


La Agencia de Calificación de Profesionales de la Ingeniería acaba de nacer en Barcelona con la vocación de convertirse en un organismo referente en el sector como, por ejemplo, la Verein Deutscher lngenieure en Alemania, que agrupa a más de 140.000 ingenieros de todos los niveles y de todos los campos de especialización. Pues, a pesar de que allí no es obligatorio para los profesionales formar parte de la asociación para ejercer, sí les concede un mayor prestigio profesional.



Si bien hasta hace poco tiempo la profesión del ingeniero se contemplaba como una de las mejor retribuidas, valoradas y demandadas por parte las empresas del país, la crisis ha cambiado las reglas del juego para este colectivo. Así, desde el año 2008 el 90% de las ofertas de trabajo que reciben dichos profesionales en todo el Estado son de empresas que solicitan personal para trabajar en países como Alemania, Noruega, Dinamarca o los lejanos Brasil y Australia, entre muchos otros. La ya denominada fuga de cerebros en España es una palpable realidad tal y como afirma el estudio elaborado por Adecco que determina que el número de españoles que residen en el extranjero aumentó en un 9,2% entre el 2008 y el 2010, motivados por encontrar un puesto de trabajo que, además, en la mayoría de los casos está mejor remunerado.

Ante esta movilidad de los profesionales de la ingeniería, y teniendo en cuenta el marco le-gal propiciado por la directiva Bolkestein, que simplifica al máximo la presentación de trámites y papeles con el objetivo de liberalizar la circulación de servicios dentro de la UE, cinco colegios profesionales catalanes de la ingeniería (Agróno-mos. Caminos, Industriales. Informática y Telecomunicaciones) se han unido para crear la Agencia de Calificación de Profesionales de la Ingeniería. Una fundación que contempla como principal finalidad la calificación de los profesionales de la ingeniería en función de sus conocimientos acreditados y de su experiencia profesional. "Esta certificación homologada internacionalmente será muy útil para aquellos profesionales que quieran trabajar en cualquier parte del mundo y que, lamentablemente, cada día son más", advierte Joan Vallvé, decano del Col.legi d'Enginyers Industrials de Catalunya, e impulsor de dicha fundación.

Así, aquel ingeniero que desee solicitar su calificación profesional deberá ponerse en contacto con la agencia de calificación profesional que, tras revisar y verificar la información aportada sobre la titulación académica del profesional y las actividades que haya desempeñado hasta el momento, emitirá el certificado de calificación profesional. En dicho documento, emitido por un tribunal independiente formado por diversos profesionales relevantes del sector, se recogerán los datos identificativos del profesional y el nivel obtenido en el ámbito competencial, que se encontrará entre el 1 y el 9 en función del tipo de formación (técnico, grado, superior o máster) y de la experiencia laboral demostrada.

"En estos momentos, los ingenieros catalanes gozan de un gran reconocimiento en Europa por su excelente formación. Mediante el certificado de calificación profesional, que está hecho sobre la base de los que se otorgan en el mundo anglosajón, ahora también contarán con un documento que demuestre su experiencia profesional. Y esto, posiblemente, les ayudará a obtener una mayor retribución por sus servicios", declara Toni Rodríguez, decano del Col.legi d'Engin-yers Informátics de Catalunya.

La creación de la agencia de calificación para la ingeniería es también una respuesta al nuevo escenario que el plan Bolonia ha establecido para el sector. "Ahora que hemos pasado de tener una treintena a más de 300 titulaciones distintas en el campo de la ingeniería, los profesionales se enfrentarán a un mercado más abierto que les obligará a hacer valer sus capacidades profesionales. El nuevo sistema de certificación, dará fe de ellas", dice Joan Solé, decano del Col.legi de Telecomunicació de Catalunya.

Para Josep María Rofes, decano del Col.legi d'Enginyers Agrónoms de Catalunya, el certificado de calificación es un recurso pionero e inédito en España. "El certificado de calificación nos mostrará el ADN que posee cada ingeniero, facilitándole la vida al profesional que podrá avalar su experiencia y competencias profesionales, así como a las empresas y administraciones públicas que deseen contratar sus servicios".

La unión de los cinco colegios profesionales supone además un primer paso en la consolidación de una agrupación profesional de ingenieros con un código deontológico común, similar a la que ya poseen países referentes en el sector como el Reino Unido o Alemania, que trabaje para la defensa de los intereses de sus profesionales y la sociedad civil. "Mediante esta unión, buscamos que la ingeniería en Catalunya tenga una voz fuerte y única, que sea tenida en cuenta por las administraciones públicas y privadas a la hora de tratar temas de relevancia para el futuro del país como puede ser la apuesta por el corredor del Mediterráneo o cómo afrontar los problemas de la sequía, entre otros", opina Josep Oriol, decano del Col.legi d'Enginyers de Camins, Ports i Canals.

A pesar de que el patronato de la Agencia de Calificación de Profesionales de la Ingeniería está formado en la actualidad por cinco colegios profesionales de ingenieros, permanece abierto a la incorporación de nuevos colegios que quieran caminar en su misma dirección.

 

CINCO COLEGIOS, UN SOLO RETO

INDUSTRIALES  "Un aval para las empresas"
Para Joan Vallvé, decano del Col.legi d'Enginyers Industrials de Catalunya, que cuenta con más de 10.000 asociados, el Certificado de Calificación Profesional dará un valor añadido a los profesionales frente a los que no lo posean y avalará su experiencia y formación. "No puede ser que un profesional  recién licenciado sea considerado de la misma forma que uno que lleva 20 años trabajando. Esta certificación, que se podrá ir renovando de forma voluntaria, servirá para que las empresas sepan a quién están contratando. En países como el Reino Unido, sin dicha calificación un ingeniero no puede trabajar". 

INFORMÁTICOS "Ser más reconocidos y valorados"
Uno de los principales problemas que afronta la ingeniería informática en Catalunya es la salida de profesionales al extranjero. "A pesar de que el paro en España para los ingenieros informáticos es bajo, lo que cobran aquí es mucho menos que en otros países; por eso se van. Confiamos en que la certificación sirva para que los profesionales de la ingeniería informática puedan demostrar su amplia experiencia y, en consecuencia, ser más valorados y reconocidos por la sociedad", explica Toni Rodríguez, decano del Col.legi d'Enginyers Informatics de Catalunya, que cuenta con 700 colegiados.

CAMINOS, CANALES Y PUERTOS "Un certificado internacional"
Uno de los colectivos más afectados por la crisis de la construcción es el de los ingenieros vinculados a la obra pública. "Si en el pasado, tras licenciarse recibían 4 o 5 ofertas laborales, ahora reciben una y, normalmente fuera de España si lo que quieren es trabajar en obras. La certificación contribuirá a avalar su gran formación y reconocimiento internacional, que sigue siendo su principal activo", admite Josep Oriol, decano del Col.legi d'Enginyers de Camins, Ports i Canals de Catalunya, que cuenta con 2.700 colegiados.
AGRÓNOMOS "Regular el mercado profesional"
Los ingenieros agrónomos todavía viven una situación de pleno empleo. Sin embargo, para Josep Maria Rofé, el decano del Col.legi d'Enginyers Agrónoms, que cuenta con 1.100 colegiados, existe un claro peligro: "Debido al plan Bolonia, pronto coexistirán en el mercado un gran número de nuevos graduados y másters junto a los ingenieros actuales y esta realidad puede poner en peligro la seguridad y calidad de los profesionales. El nuevo sistema de acreditación quiere evitar esto, regulando el futuro mercado profesional y asignando a cada proyecto el mejor profesional posible", dice.

TELECOMUNICACIONES "Devolver reconocimiento social"
Según Josep Solé, decano del Col.legi d'Enginyers de Telecomunicació de Catalunya, (1.200 colegiados), en los últimos diez años la profesión del ingeniero se ha devaluado en España. "Las aulas están vacías, pues los alumnos creen que no merece la pena realizar un esfuerzo tan grande por la baja recompensa económica que obtendrán en nuestro país. El nacimiento de la Agencia de Calificación es una gran noticia para el sector puesto que, entre otras cosas, el hecho de ir todos a una contribuirá a que nuestra opinión sea más tenida en cuenta por las administraciones públicas".
logo_web_footer.png

Consejo General
C/Fernando III O Santo 13, 1ºA
15701 Santiago de Compostela (A Coruña)
Tlf: 981592773

© Copyright 2020 Consejo de Colegios de Ingeniería Informática. Diseño web: KAIZEN GROUP